rawr3

El lenguaje de la ansiedad: ¿Y si…?

¿Y si me quedo sin trabajo? ¿Y si mi hijo no aprueba el curso? ¿Y si me subo al avión y me pongo muy nerviosa? ¿Y si doy mi opinión y meto la pata? ¿Y si…?

Si continuamente estás anticipando posibles situaciones negativas, si tu pensamiento está invadido por preocupaciones que no puedes controlar…

…y solo de pensar en ello sientes  malestar, tu corazón se acelera, sientes que te falta el aire…

… y tiendes a evitar el enfrentamiento a esas situaciones…

Es muy probable que sufras un problema de ansiedad.

La terapia cognitivo-conductual cuenta con un sólido apoyo empírico y su eficacia está reconocida internacionalmente. La intervención psicológica te permitirá aprender a sustituir los pensamientos ansiógenos por otros más ajustados,  mitigar las manifestaciones físicas de la ansiedad y afrontar las situaciones temidas.

shutterstock_144993463

La atención a niños con dificultades de aprendizaje requiere un abordaje integral.

Los profesionales que trabajamos reeducando problemas de aprendizaje nos encontramos frecuentemente con niños con sentimientos de incapacidad y baja autoestima. Son niños que se comparan con sus compañeros y se sienten inferiores a ellos porque,  progresivamente, van tomando conciencia de que  aprenden más despacio, leen peor o sus escritos tienen más correcciones.

En edades más tempranas esos sentimientos se limitan a la autoimagen como estudiante. Sin embargo, a medida que el niño se  va haciendo mayor, la infravaloración y baja autoestima pueden generalizarse  a toda su persona, dando lugar a una sensación de incapacidad para afrontar los retos de la vida en general.

El trabajo con estos niños no puede obviar las complicaciones emocionales que suelen asociarse a los problemas de aprendizaje. Los profesionales debemos atender a esta doble vertiente,  reeducando las dificultades detectadas e intentando minimizar el daño emocional estimulando la autoestima y seguridad en sí mismo.