Obesidad

Obesidad y psicología

ObesidadLa obesidad y el sobrepeso son un problema de salud de salud de primer orden en los países desarrollados. Acarrea graves problemas físicos como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, entre otras.  Y tiene también consecuencias psicológicas relevantes:   baja autoestima, inseguridad, infelicidad, insatisfacción, frustración y sensación de incapacidad. Estas consecuencias psicológicas favorecen la cronificación del sobrepeso; la persona afectada se siente incapaz de  llevar a cabo los cambios necesarios para perder peso y no recuperarlo.

El Instituto para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido, organismo de referencia internacional,  recomienda en su guía NICE que el abordaje de los trastornos de la alimentación debe implicar a nutricionistas y psicólogos. Esta  intervención multidisciplinar es generalizada  en los casos de anorexia y bulimia y mucho menos común  en otros pacientes que también la precisan, como los afectados por  sobrepeso y obesidad.

Desde la psicología se han desarrollado programas de  tratamiento eficaces, cuyo objetivo final es el cambio en el estilo de vida de la persona afectada, es decir,  la sustitución de unos hábitos  de alimentación y actividad física inadecuados por otros más saludables.

Las técnicas de autocontrol, relajación y reestructuración cognitiva son fundamentales en este proceso de cambio de hábitos. Con ellas el seguimiento de la dieta es mayor y la probabilidad de recuperar el peso perdido, mucho menor. Nuestros pacientes aprenden a establecer objetivos ajustados, a  mantener la motivación y a identificar y manejar los pensamientos, emociones o situaciones que propician el abandono de la dieta o la recuperación del peso, como la ansiedad, la impulsividad o el auto-engaño.

La confianza en sí mismo y la autoestima se incrementan y la persona se siente cada vez más capaz de lograr y mantener sus objetivos.