Duelo

Duelo. Homenaje a las víctimas del accidente aéreo de los Alpes

La muerte súbita e inesperada, como la ocurrida en el accidente aéreo de los Alpes franceses, produce  a los familiares de los fallecidos un estado de shock que requiere la intervención de psicólogos especializados en catástrofes.

Son propios de los primeros días los estados de conmoción, incredulidad e irrealidad, con pensamientos como “esto no puede ser cierto”, por ejemplo. Las personas que rodean al familiar del fallecido  pueden contribuir a aliviar el dolor  favoreciendo la expresión de las emociones,  brindando ayuda práctica y ofreciendo consuelo,  tendiéndole una mano o abrazándole.

Paulatinamente esas sensaciones van desapareciendo y surgen la añoranza por el fallecido, los sentimientos de soledad y el llanto. Aparecen la ansiedad, el insomnio, la falta de apetito,  la apatía y la disminución de la atención y la concentración. El doliente pierde el interés por lo cotidiano y tiene pensamientos  de pérdida de control y confianza en el mundo.

En una última fase, de resolución del duelo, generalmente los síntomas anteriores van disminuyendo;  el familiar del fallecido va recuperando poco a poco su nivel de actividad y comienza a mirar al futuro.

Determinados factores favorecen una resolución adecuada del duelo. Influyen positivamente variables como  la personalidad ajustada, la ausencia  de  fallecimientos anteriores en circunstancias similares, el apoyo social, la espiritualidad y la implicación en actividades de ocio.

Sin embargo, no siempre el duelo se resuelve como cabría esperar. Ciertas señales deben alertarnos de posibles complicaciones  que van a dificultar la resolución y podrían precisar intervención por psicólogos especializados. La negación de la muerte del ser querido, la ausencia de reacción emocional o presentar sentimientos de culpa excesivos son las más significativas. El apoyo psicológico especializado ayudará a estas personas a asignar al ser querido fallecido un espacio psicológico que le permita vivir el presente y afrontar los retos de la vida.

Clínica Valdivia, psicólogos en A Coruña.

Duelo