Duelo

Duelo. Homenaje a las víctimas del accidente aéreo de los Alpes

La muerte súbita e inesperada, como la ocurrida en el accidente aéreo de los Alpes franceses, produce  a los familiares de los fallecidos un estado de shock que requiere la intervención de psicólogos especializados en catástrofes.

Son propios de los primeros días los estados de conmoción, incredulidad e irrealidad, con pensamientos como “esto no puede ser cierto”, por ejemplo. Las personas que rodean al familiar del fallecido  pueden contribuir a aliviar el dolor  favoreciendo la expresión de las emociones,  brindando ayuda práctica y ofreciendo consuelo,  tendiéndole una mano o abrazándole.

Paulatinamente esas sensaciones van desapareciendo y surgen la añoranza por el fallecido, los sentimientos de soledad y el llanto. Aparecen la ansiedad, el insomnio, la falta de apetito,  la apatía y la disminución de la atención y la concentración. El doliente pierde el interés por lo cotidiano y tiene pensamientos  de pérdida de control y confianza en el mundo.

En una última fase, de resolución del duelo, generalmente los síntomas anteriores van disminuyendo;  el familiar del fallecido va recuperando poco a poco su nivel de actividad y comienza a mirar al futuro.

Determinados factores favorecen una resolución adecuada del duelo. Influyen positivamente variables como  la personalidad ajustada, la ausencia  de  fallecimientos anteriores en circunstancias similares, el apoyo social, la espiritualidad y la implicación en actividades de ocio.

Sin embargo, no siempre el duelo se resuelve como cabría esperar. Ciertas señales deben alertarnos de posibles complicaciones  que van a dificultar la resolución y podrían precisar intervención por psicólogos especializados. La negación de la muerte del ser querido, la ausencia de reacción emocional o presentar sentimientos de culpa excesivos son las más significativas. El apoyo psicológico especializado ayudará a estas personas a asignar al ser querido fallecido un espacio psicológico que le permita vivir el presente y afrontar los retos de la vida.

Clínica Valdivia, psicólogos en A Coruña.

Duelo

 

 

Obesidad

Obesidad y psicología

ObesidadLa obesidad y el sobrepeso son un problema de salud de salud de primer orden en los países desarrollados. Acarrea graves problemas físicos como la diabetes, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, entre otras.  Y tiene también consecuencias psicológicas relevantes:   baja autoestima, inseguridad, infelicidad, insatisfacción, frustración y sensación de incapacidad. Estas consecuencias psicológicas favorecen la cronificación del sobrepeso; la persona afectada se siente incapaz de  llevar a cabo los cambios necesarios para perder peso y no recuperarlo.

El Instituto para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido, organismo de referencia internacional,  recomienda en su guía NICE que el abordaje de los trastornos de la alimentación debe implicar a nutricionistas y psicólogos. Esta  intervención multidisciplinar es generalizada  en los casos de anorexia y bulimia y mucho menos común  en otros pacientes que también la precisan, como los afectados por  sobrepeso y obesidad.

Desde la psicología se han desarrollado programas de  tratamiento eficaces, cuyo objetivo final es el cambio en el estilo de vida de la persona afectada, es decir,  la sustitución de unos hábitos  de alimentación y actividad física inadecuados por otros más saludables.

Las técnicas de autocontrol, relajación y reestructuración cognitiva son fundamentales en este proceso de cambio de hábitos. Con ellas el seguimiento de la dieta es mayor y la probabilidad de recuperar el peso perdido, mucho menor. Nuestros pacientes aprenden a establecer objetivos ajustados, a  mantener la motivación y a identificar y manejar los pensamientos, emociones o situaciones que propician el abandono de la dieta o la recuperación del peso, como la ansiedad, la impulsividad o el auto-engaño.

La confianza en sí mismo y la autoestima se incrementan y la persona se siente cada vez más capaz de lograr y mantener sus objetivos.

image

Miedo escénico

imageHace unos días se publicaba la noticia de que la cantante Pastora Soler “dejaba su actividad profesional hasta que recuperase la confianza en sí misma”. Es llamativo que una artista con tantos años de experiencia sobre los escenarios desarrolle un miedo escénico; pero es comprensible si repasamos lo que le ha sucedido en los últimos meses.

Sufrió un desmayo en mitad de un concierto y, por recomendación médica, pospuso todos los conciertos de los meses siguientes. Al volver a los escenarios padeció vértigo por lo que volvió a aplazar los siguientes compromisos. Mas adelante realizo varios conciertos con éxito, hasta este último, en el que, según refiere, le “fallaron las fuerzas afectándole, esta vez, incluso a la garganta”.

El “miedo escénico” se caracteriza por un miedo irracional a hablar o actuar en público, y se manifiesta a través de pensamientos negativos, reacciones fisiológicas y determinadas conductas.

La persona que lo padece percibe al público como una amenaza porque pueden rechazarle, cuestionarse su valía o hacerle perder su estatus.

El cuerpo reacciona ante este “peligro” . El aumento de la temperatura corporal, la taquicardia o arritmia, la sudoración, el temblor o rigidez muscular, la sequedad bocal y dificultad para tragar son las reacciones fisiológicas más frecuentes.

Los pensamientos de amenaza y las reacciones fisiológicas interfieren en la actuación de la cantante porque capturan su atención. Ya no está únicamente centrada en su canción, sino dividida entre ésta, los pensamientos negativos y las sensaciones corporales que además de generarle malestar le preocupa que puedan ser percibidas por el público.

Una conducta frecuente en estos casos es la ingesta de fármacos porque atenúan las reacciones fisiológicas.Sin embargo, para superar el miedo escénico lo más eficaz es una terapia psicológica personalizada que combine técnicas de reestructuración cognitiva, relajación, exposición y entrenamiento en habilidades sociales.

consecuencias abusos en la infancia

¿Por qué mi hijo no me deja salir?

 

Kind weint und hält sich am Bein der Mutter fest schreit

Ansiedad de separación

 

“No entiendo por qué mi hijo se pone como se pone cuando voy a salir de casa, parece como si pensase que no voy a volver”, “no sé si me está manipulando o es que realmente lo pasa mal”.

Esto es lo que piensan los padres cuando van a salir y el niño se agarra desesperadamente a sus piernas, llora  e incluso se enrabieta,  no se duerme hasta que no vuelven, pregunta insistentemente a dónde van a ir y a qué hora estarán de vuelta,  no quiere quedarse en los cumpleaños si los padres se van, ni a dormir en casa de los amigos o los abuelos.

A estos comportamientos subyace  la creencia de que les puede pasar algo malo a sus padres, de que puede quedarse solo si ellos mueren.  Ante esos pensamientos su cuerpo se activa como si se enfrentara a un peligro real. El corazón se acelera, la respiración se agita y entrecorta, nota opresión en el pecho, un “nudo” en la garganta…En definitiva, un conjunto de sensaciones desagradables que le generan mucho malestar, pero que no sabe definir y expresar.

Para aliviar ese malestar intenta evitar que los padres salgan. Si ellos renuncian a salir las sensaciones desagradables desaparecen y padres e hijo se tranquilizan. Pero el miedo sigue enquistado, condicionando la vida de los padres y del niño.  Éste aprende que para estar a gusto y tranquilo sus padres tienen que estar cerca. No se da la oportunidad de comprobar que cuando sus padres salen no pasa nada, que puede llegar a estar bien aunque esté en casa con otro cuidador.

La terapia psicológica orientará a los padres sobre cómo actuar en estos casos y enseñará al niño  manejar sus emociones negativas y a enfrentarse progresivamente a sus miedos. Las competencias adquiridas le permitirán sentirse más autónomo, seguro y capaz.

 

José Rivero de Aguilar Iglesia-Caruncho

rawr3

El lenguaje de la ansiedad: ¿Y si…?

¿Y si me quedo sin trabajo? ¿Y si mi hijo no aprueba el curso? ¿Y si me subo al avión y me pongo muy nerviosa? ¿Y si doy mi opinión y meto la pata? ¿Y si…?

Si continuamente estás anticipando posibles situaciones negativas, si tu pensamiento está invadido por preocupaciones que no puedes controlar…

…y solo de pensar en ello sientes  malestar, tu corazón se acelera, sientes que te falta el aire…

… y tiendes a evitar el enfrentamiento a esas situaciones…

Es muy probable que sufras un problema de ansiedad.

La terapia cognitivo-conductual cuenta con un sólido apoyo empírico y su eficacia está reconocida internacionalmente. La intervención psicológica te permitirá aprender a sustituir los pensamientos ansiógenos por otros más ajustados,  mitigar las manifestaciones físicas de la ansiedad y afrontar las situaciones temidas.

shutterstock_144993463

La atención a niños con dificultades de aprendizaje requiere un abordaje integral.

Los profesionales que trabajamos reeducando problemas de aprendizaje nos encontramos frecuentemente con niños con sentimientos de incapacidad y baja autoestima. Son niños que se comparan con sus compañeros y se sienten inferiores a ellos porque,  progresivamente, van tomando conciencia de que  aprenden más despacio, leen peor o sus escritos tienen más correcciones.

En edades más tempranas esos sentimientos se limitan a la autoimagen como estudiante. Sin embargo, a medida que el niño se  va haciendo mayor, la infravaloración y baja autoestima pueden generalizarse  a toda su persona, dando lugar a una sensación de incapacidad para afrontar los retos de la vida en general.

El trabajo con estos niños no puede obviar las complicaciones emocionales que suelen asociarse a los problemas de aprendizaje. Los profesionales debemos atender a esta doble vertiente,  reeducando las dificultades detectadas e intentando minimizar el daño emocional estimulando la autoestima y seguridad en sí mismo.