niños problematicos psicologos coruña

Terapia psicológica en A Coruña para niños difíciles

María y Juan, nombre ficticios, son padres de tres niños varones de 12, 10 y 7 años de edad. Acuden a nuestra consulta de psicología en A Coruña angustiados por los problemas de conducta de su hijo mediano, Carlos.

– No sabemos qué hemos hecho mal con Carlos. Es insoportable, nos contesta de malas maneras, cree que todos están contra él, siente celos de sus hermanos por cualquier cosa y siempre está de mal humor. Se pone como una moto cuando está contento y tiene enfados muy fuertes – dicen preocupados y con evidentes sentimientos de culpabilidad a nuestro psicólogo especializado en casos infantiles -. Hemos probado de todo: reñirle, castigarle, intentar razonar con él…. Nada nos funciona. Nos tiene tan desesperados que a veces nos pasamos con los castigos y luego nos arrepentimos y se los quitamos. Nos da miedo pensar en cómo va a ser cuando llegue a la adolescencia. Sus abuelos nos dicen que no somos suficientemente duros con él. Ya no sabemos qué hacer.

María y Juan se consideran responsables de los desajustes de conducta de su hijo. Se sienten culpables porque lo atribuyen a su ineptitud para educar. Como las tácticas que utilizan no dan los resultados esperados actúan erráticamente, cambiando de una a otra en función de su estado de ánimo o de los últimos comentarios que les han hecho sobre su manera de educar.

psicologos pareja a coruña

“¿Somos malos padres?” Esa es una pregunta sobre la que hay que trabajar

En nuestra consulta de psicología infantil de Clínica Valdivia en A Coruña, María y Juan han aprendido a valorar su situación de otra forma. Han aprendido a no considerarse culpables del comportamiento de Carlos. La trayectoria de sus otros dos hijos demuestra que saben educar. Han comprendido que debido a la herencia biológica sus hijos tienen grupos sanguíneos o color de ojos diferentes, y también temperamentos distintos. Que hay niños que tienen un carácter más difícil, son más complicados de educar y producen un notable desgaste a los padres.

Los niños fáciles suelen estar de buen humor, son tranquilos, tienen emociones moderadas que gestionan sin dificultad, no tienen problemas para adaptarse a los cambios ni temores ante situaciones nuevas. En cambio, hay niños que desde bebés muestran un temperamento más complicado. Suelen ser más inquietos, estar malhumorados, irritarse o sobreexcitarse con facilidad y tener emociones muy intensas que les cuesta controlar. Sienten ansiedad ante las novedades y les cuesta adaptarse a los cambios.

terapia psicológica niños problematicos coruña

Hay niños que no son capaces de gestionar correctamente sus emociones

Nuestros psicólogos expertos de Clínica Valdivia en A Coruña han ayudado a María y Juan a ajustar las pautas educativas a las características de su hijo. Ahora las aplican sin titubeos, con seguridad, cariño y firmeza. Por su parte, Carlos está aprendiendo a identificar y gestionar sus emociones negativas y sus pensamientos inadecuados. Sigue siendo un niño más difícil que sus hermanos, pero con mayor autocontrol. Su comportamiento ha mejorado notablemente y el ambiente familiar es más relajado.

Deja un comentario