beneficios del apoyo psiciológico durante la adolescencia

En qué beneficia a tu hijo el apoyo psicológico en la adolescencia

La adolescencia es una etapa crucial en la vida de cualquier individuo. Se caracteriza por una serie de cambios significativos, tanto físicos como emocionales. Todos ellos pueden afectar profundamente el bienestar y el desarrollo de los adolescentes. Es justo por esto que el apoyo psicológico en la adolescencia es determinante para el desarrollo saludable de los jóvenes. Y también impacta de buena manera en las relaciones familiares. Acompáñanos a conocer más al respecto.

Beneficios del apoyo psicológico en la adolescencia

Ya es mucho lo que hemos escuchado sobre la importancia de ir a terapia para gestionar nuestras vivencias y emociones, y alcanzar una mejor calidad de vida. Ahora bien, en el caso de los adolescentes, puede ser una herramienta de enorme valor.

Durante la adolescencia, los jóvenes pueden enfrentarse a una amplia gama de desafíos emocionales. Por ejemplo, el estrés, la ansiedad, la baja autoestima, los problemas de identidad y las dificultades en las relaciones interpersonales. El apoyo psicológico en la adolescencia puede proporcionar un espacio seguro y de confianza.

Ese lugar puedan explorar y comprender sus emociones, así como desarrollar estrategias efectivas para hacer frente a los desafíos que enfrentan. Además, puede ayudar a fortalecer su autoestima, mejorar su resiliencia emocional y desarrollar habilidades de afrontamiento saludable que los acompañarán a lo largo de su vida.

En Clínica Valdivia tenemos el mejor equipo de psicólogos de adolescentes. Profesionales empáticos, capacitados y especializados en ayudar a los jóvenes a transitar su camino hacia la adultez de la mejor manera.

Contribuir al proceso de maduración con apoyo psicológico

El proceso de maduración durante esta etapa de la vida es complejo. De hecho, suele estar acompañado de una serie de tensiones y conflictos internos. El apoyo psicológico en la adolescencia puede ayudar a los jóvenes a comprender y aceptar estos cambios como parte natural del crecimiento.

Esto les permite desarrollar una mayor autoconciencia y autoaceptación. Al ofrecer orientación y perspectivas objetivas, los profesionales de la psicología pueden ayudar a los adolescentes a establecer metas realistas. También a tomar decisiones informadas y enfrentar los desafíos con confianza y determinación.

apoyo-psicologico-para-adolescentes

Un momento de grandes cambios físicos y psicológicos

La adolescencia es un período de transición tanto física como psicológica. Los cambios hormonales pueden afectar el estado de ánimo y el comportamiento de los adolescentes. Por su parte, las presiones sociales y académicas pueden generar estrés y ansiedad.

El apoyo psicológico e incluso el apoyo escolar de ser necesario, pueden ayudar a los adolescentes a comprender y gestionar estos cambios de manera saludable, promoviendo un equilibrio emocional y psicológico que les permitirá navegar con éxito por esta etapa de la vida.

Orientación al adolescente y a sus padres

Y esta etapa no solo compete a los jóvenes, sino también a sus padres. Por ello, es importante que el abordaje psicológico considere también las orientaciones pertinentes a los cuidadores, como una forma integral de tratar a los jóvenes en el marco de sus familias.

Clima de comprensión, respeto, apoyo y sensibilidad

Recordemos que el apoyo psicológico en la adolescencia debe estar determinado por el buen clima. El profesional debe tejer puentes con el joven, construyendo un espacio en el que se sienta escuchado, respetado, comprendido y no juzgado. La sensibilidad en el tratamiento es vital para lograr los mejores resultados posibles. Pide una cita en nuestra web y empecemos desde hoy mismo a trabajar en la mejora de tu calidad de vida.

Necesito un psicologo para adolescentes

Psicólogo para adolescentes en A Coruña | Clínica Valdivia

La adolescencia siempre ha sido concebida como una época complicada, donde las personas experimentan muchos cambios y, con ellos, emociones que nunca antes habían sentido o reflexionado. Es una época convulsa para el adolescente, quien tiene que realizar ajustes continuos en la percepción sobre sí mismo y sobre el mundo que le rodea.

Con todo, más allá de las dificultades y escollos típicos con los que se puede encontrar un adolescente, existen casos donde los problemas que se atraviesan son más graves y afectan directamente a su salud mental. Es en esos casos cuando es recomendable acudir a un psicólogo para adolescentes.

Qué es un psicólogo para adolescentes

Un psicólogo para adolescentes no es, ni más ni menos, que un profesional con estudios en psicología especializado en la adolescencia. Por lo general, somos personas motivadas que entendemos perfectamente en qué consiste la adolescencia, qué problemas pueden surgir y qué herramientas es necesario que el adolescente adquiera para poder superarlos y llevar una vida feliz.

Cuándo acudir a un psicólogo para adolescentes

Para los padres y madres de adolescentes puede no resultar claro cuando su hijo o hija necesita acudir a un psicólogo. Esto es algo normal ya que, como hemos comentado, la adolescencia está marcada por una serie de cambios y de situaciones complejas para el adolescente y no siempre parece estar clara la necesidad de acudir a un psicólogo especialista en adolescentes.

piscologia para adolescentes

 

Para determinar si efectivamente tu hijo necesita acudir al psicólogo, puedes realizarte una serie de preguntas como las siguientes y observar su comportamiento para obtener respuestas:

  • ¿Evita ir al colegio?

  • ¿Tiene amigos? Si tiene amigos, ¿se está aislando?

  • ¿Está sometido a mucho estrés?

  • Habla sobre la muerte con frecuencia?

  • ¿Se está comportando de manera autodestructiva?

  • ¿Se ha hecho daño a si mismo o a otra persona o ha manifestado pensamientos al respecto?

  • ¿Tiene una conducta violenta?

  • ¿Se muestra más agitado o triste de lo normal?

  • ¿Su rendimiento académico se ha visto afectado?

  • Consume algún tipo de sustancia?<

  • ¿Ha cortado la comunicación su familia?

En función de lo que hayas respondido a estas preguntas, podrás determinar si tu hijo necesita o no acudir a un psicólogo, aunque no siempre está 100% claro. Sin embargo, que se produzca un cambio drástico de comportamiento en el adolescente, tanto en sus rutinas como en sus relaciones sociales y en su rendimiento académico, suele ser un indicador bastante serio. Con todo, ante la duda, siempre recomendamos concertar una cita con un psicólogo especialista en adolescentes para contar con la opinión de un profesional y que te quedas tranquilo/a.

¿Cuáles son los principales problemas psicológicos en la adolescencia?

En la adolescencia, al igual que a cualquier otra edad, se pueden dar multitud de problemas psicológicos. Pero, sin embargo, los más frecuentes son los siguientes

1. Ansiedad en la adolescencia

Los miedos en la adolescencia son bastante comunes pero, si no se tratan, pueden desembocar en trastornos de ansiedad impeditivos que el adolescente debe aprender a controlar.

2. Depresión en adolescentes

Cuando nuestro hijo tiene un estado de ánimo bajo, triste o melancólico durante un periodo prolongado de tiempo, es bastante probable que nos encontremos ante una depresión adolescente que, por supuesto, tiene solución.


adolescentes y psicologia

3. Rendimiento escolar bajo

El rendimiento escolar del adolescente puede verse disminuido debido a múltiples causas. Un psicólogo especialista en adolescencia ayudará a tu hijo o hija a encontrar las causas y a trabajar para solucionarlo.

4. Autoestima baja durante la adolescencia

La adolescencia es una época marcada por cambios físicos y psicológicos, y es posible que la aceptación del propio cuerpo y de la propia persona se vea entorpecida, provocando una autoestima baja que pude resultar bloqueador.

5. Comportamientos violentos

En algunos casos, aquellos adolescentes incapaces de gestionar sus emociones descargan su ira, frustración y rabia mediante la violencia. En estos casos, acompañamos a los adolescentes para que puedan expresar sus sentimientos de manera adecuada y no violenta.

6. Trastornos alimentarios

La anorexia o la bulimia son bastante frecuentes en la adolescencia debido, precisamente, a los cambios que experimentan los cuerpos y a las expectativas externas e internas. En estos casos, la ayuda especializada es fundamental para terminar con este problema.

psicologo especializado en adolescentes

Clínica Valdivia, tu psicólogo para adolescentes en a Coruña

En Clínica Valdivia somos expertos en psicología adolescente. Tratamos adolescentes de todas las edades con distintos tipos de problemas y de cuadros anímicos. Contamos con diversas áreas de especialización como trastornos de ansiedad, trastornos de conducta, trastornos de la alimentación, adicciones, depresión, adicciones psicológicas, déficit de atención con hiperactividad y dismorfia corporal y autoestima.

¡Contacta ya con nosotros en el 666 812 282 y realiza tu consulta sin compromiso!

mi hijo no quiere ir al colegio

Mi hijo no quiere ir al colegio, ¿qué puedo hacer?

Es bastante habitual que existan ocasiones puntuales en las que los niños no quieren ir al colegio, ya sea porque todavía no están acostumbrados a este tipo de rutina, porque ha sucedido algo que no le ha gustado, porque tiene un examen, etc. Esto es normal si son episodios aislados, pero, sin embargo, el niño o la niña no quiere ir a clase de manera habitual, es normal que empiezas a preguntarte “¿qué hago mi hijo no quiere ir al colegio?”. En este artículo te lo explicamos.

¿Qué debes preguntarte si tu hijo no quiere ir al colegio de forma habitual?

Aunque en ocasiones sea normal que un hijo no quiera acudir al colegio, lo que no es normal es que esto se produzca de manera prolongada en el tiempo. Cuando esto sucede, suele existir una causa interna más o menos profunda que le empuja a querer quedarse en casa, pero probablemente no sea capaz de expresarla por miedo, temor, falta de habilidades, etc.

Por eso, para intentar determinar la causa, lo primero que debes hacer cuando tu hijo no quiere ir al colegio es formularte una serie de preguntas que te ayuden a ver la situación con más claridad:

1. ¿Desde cuando tu hijo no quiere ir al colegio?

Como veníamos comentado, es importante determinar en primer lugar si se trata de un episodio pasajero o de algo persistente. Si tu hijo lleva tiempo sin querer ir al colegio, es probable que haya una razón de peso para ello, sea algo relacionado con su entorno o consigo mismo.

2. ¿Tu hijo sufre algún tipo de enfermedad?

Es importante descartar que esta sea la causa por la cual tu hijo no quiere ir al colegio. Pudiera suceder que tu hijo estuviese experimentando algún tipo de malestar físico que le impide sentirse cómodo en el colegio. Por eso, es fundamental que le realices los exámenes físicos necesarios que el pediatra considere en caso de sospecha, para poder determinar con exactitud si existe algún problema de salud de fondo.

mi hijo no quiere ir al colegio, que hago

3. ¿Hay algún acontecimiento que coincida con la aparición de la desgana de ir al colegio?

Es decir, ¿qué estaba pasando en la vida de tu hijo cuando dejó de querer ir al colegio? Los niños son muy sensibles a los estímulos que los rodean y, en muchas ocasiones, no saben cómo procesarlos ni como expresarse

Es posible que, debido a un divorcio, un fallecimiento, el nacimiento de un hermano o un acontecimiento similar tu hijo haya experimentado emociones que le están causando malestar y que pueden ser la causa por la cual no tiene ganas de ir a clase.

4. ¿Tiene problemas en el colegio?

Infórmate en detalle de cómo es el día a día de tu hijo en la escuela. Entérate de cómo es la relación con sus compañeros y con sus profesores para determinar si la verdadera razón por la que no quiere acudir a clase es que tiene algún tipo de problema con otras personas o si está sufriendo acoso.

5. ¿Sabes si hay otros niños que no quieren ir al colegio?

Es posible que tu hijo no sea el único que se encuentra en ese situación, sino que haya también otros niños del mismo colegio que tampoco quieren acudir a clase. Para determinar si este es el caso, te aconsejamos que entables relación con otros padres y madres y que os mantengáis informados mutuamente por si este fuera el caso.

que hago si mi hijo no quiere ir al colegio

Mi hijo no quiere ir al colegio, ¿qué hago?

Para poder determinar por qué tu hijo no quiere ir al colegio y actuar en consecuencia, hay una serie de acciones que puedes llevar a cabo, siempre con la intención de buscar el bienestar de tu hijo.

1. Fíjate en cómo se comporta tu hijo

Estate atento/a a sus gestos, sus palabras, sus dibujos, su forma de jugar, cómo se relaciona con otros niños y con otros adultos, etc. En definitiva, hay que prestar atención a todo, ya que, de este modo, podremos detectar comportamientos extraños o poco adaptativos y también seremos capaces de darnos cuenta de en qué momentos se producen. Esto nos ayudará a determinar qué es lo que provoca malestar en el niño y también si realmente la falta de ganas de ir al colegio está relacionada únicamente con algo que sucede en el colegio o si también se traslada a más ámbitos.

2. Comunícate con tu hijo

En ocasiones, los padres y madres no sabemos como comunicarnos con nuestros hijos, ya sea porque no conocemos los códigos mediante los cuales establecer un buena conversación en confianza o porque no dedicamos el tiempo suficiente a escucharlos.

Si tu hijo no quiere ir al colegio de manera habitual, es más que probable que haya una causa de fondo que desconoces, por lo que ser capaz de comunicarte de manera satisfactoria con tu hijo es algo fundamental. Puedes preguntarle por su entorno, sus compañeros de clase, sus profesores, etc. Lo importante es que en ningún momento juzgues sus respuestas, ya que, de lo contrario, es probable que el niño no quiera hablar más. Sólo escúchale, valida sus emociones y genera confianza.

3. Comunícate con sus profesores

Es fundamental que, en el proceso de descubrir por qué tu hijo no quiere ir al colegio, hables con sus profesores, ya que son personas que lo acompañan durante todas las horas que tu hijo pasa en clase. Ellos podrán decirte si existe algún tipo de problema en la relación que tu hijo establece con sus compañeros de clase o si está sufriendo bullying y, de ser así, podréis hablar conjuntamente para ver cuál es el mejor curso de acción para encontrar una solución.

por que mi hijo no quiere ir al colegio

La solución cuando tu hijo no quiere ir al colegio

Evidentemente, que tu hijo no quiera ir al colegio no es necesariamente un problema de fácil solución. Pero, desde luego, sí que es posible solucionarlo. Sin embargo, por lo general, suele ser deseable acudir a un profesional en la materia, ya que te podrá proporcionar las herramientas necesarias para ti y, sobre todo, para tu hijo de cara a solucionar esta situación.

En Clínica Valdivia somos expertos en psicología infantil, incluyendo problemas de rendimiento y atención, acoso escolar, autoestima, miedos y fobias, habilidades sociales, hiperactividad y autismo. Por eso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros sin compromiso para que te ayudemos a solucionar tu caso. ¡Llámanos ya al 666 812 286!

ensino-lugo-9

Un pequeño homenaje a alguien que se cruzó en mi vida: Fernando

Hay personas que pasan por nuestra vida y nos dejan una huella imborrable por su bondad, valores, ejemplo o enseñanzas. Contribuyen  a tu formación como persona, moldean tu forma de ser y siempre serán  parte de tu historia como persona.

En el cine encontramos muchos ejemplos de este tipo de personas como Alfredo en Cinema Paradiso, el profesor Keating en  El club de los poetas muertos,  el periodista George Hogg en Los niños de  Huang Shi o el profesor Mathieu en Los chicos del coro

Hoy quiero rendir un pequeño homenaje a una de estas personas cuya vida se cruzó con la mía en mi adolescencia. Es alguien por el que siento un cariño y agradecimiento enorme que se ha incrementado con los años  porque, solamente desde la madurez, he podido comprender la verdadera dimensión de su labor y dedicación.

5c8b13f622000033001a3967

“Hoy quiero rendir un pequeño homenaje a una de estas personas cuya vida se cruzó con la mía en mi adolescencia”

A finales de la década de los 70 yo cursaba la EGB en el colegio Compañía de María de Lugo. Era un colegio femenino; todas las alumnas eran niñas y las profesoras religiosas o mujeres. No existían actividades deportivas, salvo las clases de gimnasia obligatorias del currículum educativo de la época, que realizábamos con zapatillas de lona sin cordones, con elástico en el empeine.

En ese contexto, Fernando, que entonces tendría algo menos de 30 años, se presentó en una reunión de la Asociación de Padres para exponer su proyecto de una actividad deportiva extraescolar, el baloncesto. Imagino la sorpresa y el recelo de aquellos padres ante su propuesta, teniendo en cuenta que además provenía de un hombre. Retrospectivamente, y tras haber conocido la seriedad, la determinación y el entusiasmo de Fernando, no me extraña nada que los convenciera.

Días después de su presentación a la Asociación de Padres se convocó una reunión en el salón de actos para las niñas interesadas; Fernando nos explicó cómo iba a organizarse la actividad y nos animó a apuntarnos. Yo tendría unos doce o trece años y salí convencida de que iba a formar parte de ese proyecto. Nos compramos nuestras primeras zapatillas deportivas y empezamos los entrenamientos, los partidos y las ligas escolares.

Yo tendría unos doce o trece años y salí convencida de que iba a formar parte de ese proyecto

Como entrenador de baloncesto Fernando fue el mejor, sin duda. Un gran técnico (años más tarde sería profesor en el INEF de A Coruña), apasionado por su trabajo, serio, educado, organizado, motivador, empático, positivo…. Una persona que confiaba en nosotras y nos infundía confianza en nosotras mismas, nos valoraba, nos hacía sentir capaces de todo y que el deporte era importante para nosotras y nosotras lo éramos para el deporte.

Esa confianza en nuestras posibilidades nos llevaba a aceptar, sin dudar, cualquier propuesta de Fernando para participar en una actividad deportiva. Un día nos planteó participar en el campeonato gallego de atletismo. Nos animó a correr diferentes distancias, saltar vallas, intentar el salto de altura, de longitud y lanzamiento de peso. Entrenamos unas semanas y ganamos varias medallas participado en la modalidad que mejor se nos daba a cada una. Y con la misma determinación y entusiasmo íbamos ilusionadas a las carreras de campo a través en el monte Segade de Lugo. Y aquello era duro; muchas veces llovía, hacía frío y estaba embarrado. Ahí aprendí a hacer un esfuerzo hasta el límite, sin pensar, sin sentir, manteniendo en la mente solo un objetivo: llegar a la meta.

Fernando y el baloncesto fueron claves en la adolescencia de varias generaciones de niñas de la Compañía de María, que vivimos esa etapa dedicada a los entrenamientos, los partidos  y los estudios. Fernando nos inculcó la afición al deporte y una actitud positiva y determinada frente a los retos. Gracias a él y al deporte interiorizamos los valores del compañerismo, la disciplina, el esfuerzo, el trabajo en equipo, la tenacidad y el afán de superación.

2020071611141064992

Fuente: Progreso Lugo

“Fernando nos inculcó la afición al deporte y una actitud positiva y determinada frente a los retos”

Fernando fue un entrenador muy volcado en sus jugadoras y muy generoso con su tiempo y dedicación. Como ejemplos, cada vez que una compañera se iba a vivir fuera de Lugo contactaba con algún equipo de la ciudad de destino para que pudiera seguir entrenando y jugando; cuando te interesabas por otro deporte hacía lo posible para que empezases a practicarlo; después de los entrenamientos montaba a las niñas en su coche y las acercaba hasta sus casas.

El proyecto de Fernando siguió creciendo. Se ganó el respeto, confianza y apoyo de la dirección del colegio y la Asociación de Padres. Consiguió que las monjas renunciaron al huerto que tenían en un lateral del colegio para construir allí unos vestuarios y una pista de baloncesto con un pavimento adecuado; hasta entonces entrenábamos en cemento. Para aquellas niñas de los 80 la pista de tennisquick fue un logro, un lujo, un premio, aunque siguiéramos entrenando bajo la lluvia. Hace unos años me acerqué a ver el colegio por fuera y vi que allí hay ahora un pabellón. Probablemente los niños que hoy entrenan en ese pabellón no sabrán que aquello fue un día una huerta donde había hasta animales y que ese pabellón está ahí gracias al trabajo y entusiasmo de Fernando.

En 1981 el equipo de baloncesto dejó de llamarse Compañía de María para llamarse Ensino. En aquella época a los colegios de la Compañía de María les llamaban también La Enseñanza, y Ensino es enseñanza en gallego. En la temporada 80/81 empezó a jugar en 2ª división con un equipo formado por alumnas del colegio y en el año 87 llegó a 1º división. El equipo Ensino sigue existiendo hoy, juega en la Liga Femenina de Baloncesto y tiene una su propia cantera de jugadoras desde infantil hasta junior

Muchas de las niñas que formaron los primeros equipos dejamos Lugo para estudiar en la Universidad. Algunas han seguido jugando al baloncesto hasta hoy, en equipos senior. Y creo que todas seguimos practicando deporte. Sabemos que el Ensino ha llegado a jugar en Primera División y nos sentimos orgullosas de haber estado en los orígenes de ese proyecto. Pero, sobre todo, Fernando, el baloncesto y el Ensino nos dejaron unos recuerdos entrañables e inolvidables que formarán siempre parte de nuestra historia como personas.

unnamed (1)

fuente: Ensino Lugo

“Fernando, el baloncesto y el Ensino nos dejaron unos recuerdos entrañables e inolvidables”

A pesar del tiempo transcurrido nos reunimos de vez en cuando en Lugo.  En 2007 y 2016 se organizaron unas cenas a las que acudimos muchas generaciones de exjugadoras, llegadas desde distintos puntos de España, para compartir nuestros recuerdos y disfrutar un rato de la compañía de Fernando, de los entrenadores que se fueron incorporando al Ensino y de algunos padres de aquella asociación que creyó en el proyecto de Fernando y le apoyó para que pudiéramos tener mejores instalaciones y el equipo creciera hasta ser lo que es hoy.

En junio de 2020  Fernando salió de la UCI del Hospital Universitario de Lugo donde estuvo 92 días  ingresado por COVID y en julio, por fin, recibió el alta.  Sus exjugadoras hemos seguido su evolución a través de un chat de wasap formado por más de 70 personas,  esperanzándonos con cada pequeño progreso. El año que viene se cumplen 40 años de la fundación del Ensino, y la ilusión de “sus niñas”, que hoy somos mujeres de más de 50 años, es poder disfrutarlo con él en otro encuentro, trasmitirle el gran cariño que le tenemos y nuestra enorme gratitud y reconocimiento a su labor.

Su historia se publicó en El PAÍS

Y también en el periódico local de Lugo, EL Progreso

 

psicologos-infantiles-emociones

El coronavirus en A Coruña – Recomendaciones de tu psicóloga online

El 16 de marzo el equipo de psicólogos de Clínica Valdivia en A Coruña dejó de atender presencialmente a sus pacientes para contribuir a romper la cadena de transmisión del COVID-19. Nuestros pacientes siguen las sesiones de terapia a través de Internet porque sabemos que es muy importante para su evolución en estas difíciles y duras semanas.

Seguimos prestando servicios de psicología online por internet. Haz tu consulta – 666812286

Pensando en todos os proporcionamos unas recomendaciones generales que estamos seguros os ayudarán a sobrellevar mejor el aislamiento en casa:

 

  1. Mantenerse activo y distraído es muy importante para la ansiedad y el estado de ánimo.
  1. Sal al balcón o asómate a la ventana por las mañanas, en las horas en las que hay más luz. Es beneficioso para el estado de ánimo y para regular el ciclo de sueño-vigilia. Aprovecha mientras te da el sol para hablar por teléfono con algún conocido, leer o hacer cualquier otra actividad que te agrade.
  1. Mantén un horario fijo de sueño y comidas. Estructura el día con diferentes actividades: teletrabajo, ejercicio físico, cocinar, tareas pendientes, aficiones nuevas, ver las noticas, escuchar música, hablar con amistades y familiares, ver películas…
  1. Haz ejercicio. Anda por el pasillo de casa mientras oyes la radio o hablas por teléfono. Haz estiramientos, fotalece la espalda y practica mindfulness o relajación con tutoriales de Internet.
  1. Haz un listado de esas tareas pendientes que nunca puedes hacer: ordenar y limpiar los armarios, seleccionar la ropa que ya no uso, organizar la comida por fecha de caducidad, separar las medicinas caducadas…
  1. Fracciona esas tareas en otras más pequeñas, por ejemplo: cajones del armario del niño, estantes del armario del niño…, y haz una lista de esas pequeñas tareas. Empieza por la que más te guste. Cuando la acabes táchala de la lista y felicítate por haberla terminado. El objetivo es ir haciendo una pequeña cosa cada día que te proporcione satisfacción y la sensación de hacer algo provechoso.
  1. Es el momento de realizar algunas actividades que te apetecen desde hace tiempo y nunca puedes. Internet nos ofrece muchas posibilidades: aprender una nueva receta, leer sobre algo que te gusta, mejorar tu técnica de maquillaje, darte un baño relajante, iniciarte en el yoga, aprender trucos de bricolaje… Empieza por las más sencillas y recuerda que el objetivo es disfrutar.
  1. Limita la información que recibes sobre el coronavirus. Es fundamental estar al tanto de lo que ocurre pero no te beneficia estar escuchando noticias sobre la pandemia todo el día. Márcate unos límites, por ejemplo, ver solamente el telediario del mediodía y de la noche.
  1. Reserva un tiempo y espacio para estar solo; todos lo necesitamos.
  1. Si tienes algún familiar hospitalizado al que no puedes acompañar, escribir lo que te gustaría decirle te puede ayudar. También te puede reconfortar un pequeño gesto simbólico como asomarte por la ventana por las noches y decirle mentalmente lo mucho que le quieres o desearle que se recupere lo antes posible.
  1. Intentemos cambiar el enfoque con el que afrontamos este periodo; vedlo como una oportunidad para aprender a valorar lo que realmente importa, a apreciar las pequeñas cosas a las que no solemos dar importancia y reajustar el orden de nuestras prioridades.
  1. Recuerda siempre que, en estos momentos, NO ENFERMAR es un privilegio, es lo mejor que te puede pasar.
  1. Sigue las recomendaciones de las autoridades y piensa que haciéndolo estás poniendo tu granito de arena en esta lucha que nos involucra a todos.

Psicólogo especialista en adopción en A Coruña

 

Y haznos todas tus consultas de psicología online para ti, tu pareja o tus hijos

 

Nuestro equipo de psicólogos en A Coruña está a vuestra disposición en el teléfono 666812286. Llámanos sin compromiso y nos adaptaremos a tus circunstancias y necesidades.

Adicción a los teléfonos móviles de los adolescentes

Estudio de Clínica Valdivia sobre la dependencia del móvil en adolescentes

Una inquietud muy frecuente de los padres de adolescentes que acuden a nuestra consulta es el abuso y uso inadecuado de Internet por parte de sus hijos.

Nuestro equipo de psicólogos de Clínica Valdivia recibe con frecuencia padres preocupados, y hasta angustiados, por el excesivo tiempo que dedican sus hijos al móvil, su interferencia en el sueño y en el estudio, e incluso el cyberbullying o acoso por parte de los compañeros a través de Internet.

Clínica Valdivia se une a la Universidad de Maastricht para buscar un uso adecuado del móvil en adolescentes

Sensibilizados con este tema, Clínica Valdivia ha aceptado la solicitud recibida desde la Universidad de Maastricht en Holanda para colaborar en la realización de un estudio sobre los efectos del uso de Internet en el bienestar psicológico de adolescentes españoles entre 12 y 19 años de edad.

Desde Clínica Valdivia creemos que conocer las consecuencias del uso del móvil e Internet permitirá desarrollar programas de prevención y de tratamiento psicológico más eficaces para los adolescentes.

Por ello, solicitamos vuestra colaboración y la de vuestros hijos, chicos y chicas entre 12 y 19 años de edad. Pinchando en el link que os proporcionamos a continuación accederéis a toda la información.

Siguiendo unas sencillas instrucciones, los padres de los menores de edad dan su consentimiento para que su hijo o hija conteste un cuestionario de aproximadamente 10 minutos. Los mayores de edad pueden hacerlo directamente.

Muchas gracias a todos por vuestra colaboración.