Aprende a decir ¡NO!

Aprendiendo a decir NO. Habilidades sociales en niños y adolescentes

En un artículo anterior de nuestro equipo de psicólogos de A Coruña hablamos de las habilidades sociales en adultos y definimos la asertividad. Ya expusimos entonces que estos comportamientos pueden y deben aprenderse. Su adquisición temprana, en la infancia y la adolescencia, es muy importante; carecer de habilidades sociales asertivas les hace vulnerables al desarrollo de trastornos psicológicos en la edad adulta, y suele asociarse a la presencia de comportamientos disfuncionales, tanto en la escuela como en la familia.

Nuestro equipo de psicología de A Coruña está especializado en el entrenamiento en habilidades sociales en la infancia y la adolescencia. El aprendizaje de comportamientos socialmente competentes favorece el desarrollo de su personalidad, su autoestima, su rendimiento escolar y su bienestar general. Cuando carecen de estas habilidades algunos niños se muestran tímidos o inhibidos, mientras que otros se muestran especialmente agresivos con sus iguales e incluso con adultos.

0711 gruppenzwang rauchen

Una de las primeras habilidades sociales que se aprenden es la de compartir, que se adquiere en la etapa preescolar. Posteriormente, en la edad escolar, se van haciendo necesarias otras como saludar, hacer críticas o alabar, expresar desacuerdos, hacer y responder preguntas, participar en juegos y tareas, cooperar con los demás, esperar turnos, guardar silencios, solicitar unirse a grupos de juegos, etc.

A medida que el niño alcanza la adolescencia, las habilidades sociales van ganando en complejidad, y la interacción con iguales también. Una de las habilidades sociales más complejas es la de aprender a decir “NO”, que cobra gran importancia a la hora de resistir presiones de grupo, por ejemplo, para el consumo de alcohol o drogas.

Aprende a decir ¡NO!

En nuestra unidad de psicología infantil y del adolescente de A Coruña consideramos que el entrenamiento en habilidades sociales y asertividad debe formar parte de los programas de intervención  en  el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, los trastornos de conducta o del estado de ánimo, entre otros.

Algunos comportamientos y actitudes que pueden indicarnos que el niño no tiene habilidades sociales adecuadas son:

  1. Cuando el niño/a no toma la iniciativa de aproximarse a sus iguales.
  2. Cuando muestra una conducta pasiva o inhibida
  3. Cuando tiene problemas para relacionarse con los padres, profesores o adultos en general
  4. Cuando no sabe decir no
  5. Cuando no es capaz de expresar claramente sus opiniones o preferencias
  6. Cuando no sabe defender sus derechos
  7. Cuando es intimidado por niños/as violentos o agresivos
  8. Cuando expresa sus frustraciones discutiendo o agrediendo a otros
  9. Cuando no participa en los juegos, ni es capaz de solicitar unirse a grupos
  10. Cuando es incapaz de guardar turnos
  11. Cuando no muestra interés por otras personas
  12. Cuando no es capaz de comunicar información de manera adecuada
  13. Cuando intenta llamar la atención con conductas fuera de lugar
  14. Cuando es ignorado o rechazado o por los demás.

En adolescentes, si además:

  1. Tiene dificultades para iniciar una conversación con alguien que le interesa (o con iguales del sexo opuesto)
  2. No muestra adecuada empatía

Si cree que su hijo presenta alguna de estas dificultades, no dude en consultar con el equipo de psicólogos de Clínica Valdivia en A Coruña.

 

3 comentarios

  1. Pingback: Psicólogos en Coruña. Clínica Valdivia | Clínica Valdivia

    • ClínicaReply

      Buenos días, Amparo.

      Te invitamos a llamarnos al 666 812 286 para poder responderte en función del programa que busques.

      Un saludo,

Deja un comentario