psicologos coruña insomnio

Clínica Valdivia celebra los 25 años de colegiación de la Dra. Blanca Castro Valdivia.

Han pasado ya más de 25 años desde que empezó mi andadura como psicóloga. Parece imposible tanto tiempo, pero es así, comenzó en 1991  cuando entro a hacer prácticas en una clínica de psiquiatría y psicología de Madrid.

Aquella fue una experiencia muy enriquecedora que, sin duda, fue mi segunda universidad. Tantísimos pacientes que pasaron  por allí. La oportunidad de conocer y trabajar con todo tipo de condiciones, problemas y patologías.  Tantos especialistas trabajando juntos,  psiquiatras, psicólogos, logopedas y pedagogos. Aquellas  sesiones clínicas de los viernes, algunas interminables, pero… ¡cuánto se aprendía!;  cada uno aportando su opinión sobre cada paciente  desde su  formación, orientación y experiencia, en un ambiente de respeto, compañerismo y colaboración extraordinario.

Y la vuelta a mi tierra, Galicia, algo que nunca imaginé después de 25 años viviendo en Madrid. Regreso cargada de conocimientos, de experiencia, de ganas de empezar una nueva andadura, de ir haciendo crecer lo que en principio era un pequeño proyecto personal hasta lo que ahora es Clínica Valdivia, un equipo de  profesionales a los que ahora me toca guiar a mí, contribuyendo a preparar una nueva generación para el relevo. Deseando transmitir todo lo que he aprendido a lo largo de los años, y por encima de todo el respeto profundo por la diversidad humana, la sensibilidad hacia el sufrimiento, la honestidad y la aceptación incondicional.

XXV Aniversario Web

Por otros 25 años tan fabulosos como estos

Un recuerdo muy especial a todos aquellos que han pasado por mi consulta. Nombres, rostros e historias que no olvido, personas con circunstancias que me han llegado al alma. Vidas distintas, realidades inimaginables, anécdotas sorprendentes, hechos trágicos, esfuerzos compartidos, despedidas cargadas de agradecimiento, reencuentros cálidos, noticias de recorridos vitales de aquellos que en un momento dado no veían el sentido a seguir. ¡Cuánto he aprendido de todos ellos! Gracias por liberarme de prejuicios, por haberme ayudado a desarrollar un respeto profundo hacia lo diferente, por permitirme acompañaros en el camino de la aceptación de lo inesperado y por  mostrarme vuestra capacidad para sobreponerse a las circunstancias más adversas y seguir avanzando.

Deja un comentario