Aprender a decir NO

Saber decir NO. Habilidades sociales y asertividad en adultos

Desde nuestro equipo de psicólogos de Coruña os presentamos hoy un tema que es motivo de consulta frecuente en la sección de psicología para adultos de Clínica Valdivia. Hace ya algunos años la palabra asertividad empezó a formar parte del vocabulario colectivo, lo cual contribuyó a enfatizar la importancia de las habilidades sociales en el campo de la Psicología. Como seres sociales que somos necesitamos relacionarnos continuamente con los demás, pero no siempre lo hacemos de manera adecuada o, dicho con otras palabras, no todos somos asertivos. Pero, ¿qué significa eso de la “asertividad”?

Olga Castanyer la define como la capacidad que tienen algunas personas de autoafirmar sus propios derechos sin dejarse manipular y sin manipular a los demás. Es decir,  la persona con un estilo asertivo no trata de ganar siempre, ni de tener la razón en todo momento, sino que sabe y conoce sus derechos, lo que le lleva, por extensión, a respetar los de otras personas y, además, ha adquirido un determinado estilo de comportamiento que le lleva a ser socialmente más competente, a tener una mayor autoestima y a tener relaciones sociales más gratificantes. Así, estas personas son capaces de frenar los agravios de otras personas, las faltas de respeto, aclaran malentendidos, respetan y hacen sentirse valorados a los demás y se las suele considerar como personas “buenas, pero no tontas”

asertividad en adultos a coruña

El estilo asertivo se contrapone a otrosestilos de comportamiento social que no son asertivos, como el estilo pasivo (el que tienen aquellas personas que anteponen a los demás a sí mismas, que les cuesta decir que no, que tienen la necesidad de complacer a otros en todo momento) y el estilo agresivo (aquel en que se intenta tener siempre razón y de apabullar a los demás, usando un lenguaje verbal y no verbal que puede resultar invasivo para el otro, porque asumen erróneamente que si se comportan de otro modo se muestran vulnerables).

Las personas con estilo pasivo suelen presentar los siguientes problemas: pérdida de autoestima, pérdida del aprecio o valoración, falta de respeto por parte de otros, problemas somáticos y estallidos de agresividad por acumulación (lo que se conoce como estilo pasivo-agresivo).

Por su parte, las personas con estilo agresivo suelen experimentar generalmente cierto rechazo o huida por parte de los demás, caen en espirales de hostilidad, y suelen tener altas dosis de ansiedad. Conviene aclarar que tener un estilo agresivo no implica que sean malas personas o físicamente agresivas, sino que,  han aprendido a utilizar su agresividad como  mecanismo de defensa para ocultar su vulnerabilidad.

 

¿Por qué no soy asertivo?

Nuestro equipo de psicólogos de A Coruña te ayudará a comprender por qué te cuesta tanto decir no o expresar lo que sientes.

Por ejemplo, algunas personas no son asertivas porque, en el transcurso de su desarrollo no han aprendido estas habilidades sociales o porque no le han sido reforzadas en su entorno inmediato. En este punto, conviene recordar que este tipo de habilidades son conductas aprendidas y no rasgos de personalidad.

La falta de habilidades sociales constituye un problema que subyace a muchos otros problemas que implican relación con los demás, bien sea en el ámbito de la pareja, en la familia, en las relaciones laborales, en el círculo de amigos.

Así, si sospecha que su estilo social no es asertivo (es decir, es pasivo o agresivo), la orientación y el entrenamiento psicológico en habilidades sociales en nuestra clínica de psicología de A Coruña, podría ayudarle a mejorar sus relaciones interpersonales y a establecer  relaciones de calidad con los demás.

Deja un comentario