le quiero pero me agobia mucho qué puedo hacer

Cuando nuestro cuerpo reacciona a lo que nuestra mente no percibe: la percepción inconsciente del peligro

Cuando mis hijos eran pequeños debatía con una amiga, madre reciente también, como las mujeres parecíamos tener un sexto sentido ante el llanto de los niños y  por eso, cuando el bebé lloraba, nos despertábamos por las noches antes que nuestras parejas. Por entonces, yo tenía la sensación de que yo no me despertaba al oír el llanto del niño, sino que mi cuerpo reaccionaba ante el llanto del bebé, yo me despertaba por esa reacción de alarma y era entonces cuando lo oía llorar.

En nuestra consulta de psicología de A Coruña hemos oído relatos y anécdotas de  pacientes  que reforzaron mi creencia de que a veces actuamos o reaccionamos como si algo malo ocurriese, sin que hayamos llegado a ser conscientes de que algo sucede.

María (nombre ficticio), acudió a mi consulta porque se encontraba algo inquieta e irritable; al principio lo achacó a la menopausia pero quería una opinión profesional porque había empezado a tener conductas que a ella misma le sorprendían, entre ellas, revisar los bolsillos de la ropa de su marido buscando no sabía qué. “Creo que me estoy volviendo loca” llegó a decirme. Le pregunté si sospechaba  que su marido pudiera tener otra relación y se  sorprendió mucho por la pregunta. Ni se lo había planteado y, después de pensar un rato, afirmó con seguridad que eso era imposible, que estaba segura de que no.

Pues bien,  poco después descubrió  que su marido sí tenía una aventura; vio un mensaje de otra mujer en su móvil. Lo curioso fue que, hasta entonces,  antes de plantearse si su marido podría estar siéndole infiel, ella rebuscaba en los bolsillos de sus trajes alguna prueba de ello. Probablemente María había percibido cambios en el comportamiento y actitud de su marido que denotaban su infidelidad, y aunque ella no era  consciente de ello se comportara como si lo sospechara.

Tengo depresión y mi pareja no me entiende

Cuando nuestro cuerpo reacciona a lo que nuestra mente no percibe

Un pequeñísimo y primitivo órgano de nuestro cerebro, la amígdala, es la principal responsable de estos fenómenos. La amígdala  es capaz de detectar un peligro,  activar las respuestas fisiológicas de alarma de nuestro cuerpo y poner en marcha conductas de protección, antes incluso de que seamos conscientes del peligro. Puede ser la responsable de lo que a veces llamamos intuición, pálpito o sensación de que algo no va bien, aunque no sepamos decir qué el lo que nos preocupa o alarma.

Si tienes alguna preocupación, te encuentras nervioso o irritable no dudes en consultar con nuestros psicólogos en A Coruña. En Clínica Valdivia encontrarás la respuesta y solución a tus problemas.

Deja un comentario